¿Vuelve el sistema de retorno para reciclar envases?

Al comprar tu refresco, pagas 10 céntimos de más y, cuando retornas el envase, la tienda te devuelve el dinero. No has generado ningún residuo y el establecimiento podrá reutilizar tu recipiente. Este método de reciclaje, conocido como sistema de retorno, es una realidad en países como Alemania, Noruega, Finlandia, Países Bajos, Suecia o Israel.

Defiende esta forma de reciclaje porque “permite recuperar los envases y lavarlos después”, evitando que “el consumidor los abandone en playas, montañas o entornos urbanos”.

“Pero todavía no hemos elegido el sistema de retorno que usaremos ni qué productos de envases, como latas o tetrabriks, participarán en el mismo”, matiza Vidal. “El estudio que haremos determinará qué sistema es mejor: centralizado, en supermercados, en sitios públicos, con máquinas, privado, etc”, añade.

Para él, el cambio de modelo será rentable: “El sistema se basa en dos tipos de ingresos. Primero, el material reciclable es de mayor calidad porque está más limpio y se puede seleccionar mejor. Segundo, se ingresa dinero por los productos que no se devuelven. Así, existe un equilibrio”.