Una cárcel es modelo mundial del reciclaje

La cárcel panameña de La Joyita implementa un innovador programa de reciclaje, llamado EcoSólidos, propuesto por los presos. Este mecanismo de control de desechos no solo ha mejorado la higiene en la cárcel, sino que ha influido de manera positiva en el estado de ánimo de las personas que trabajan en el lugar o lo visitan con frecuencia.

Al entrar, percibo el centro de detención como un lugar en donde, a pesar de que las personas viven privadas de su libertad, se han dado a la tarea de hacer suyo el espacio y adaptarlo para que les resulte menos hostil. Basta con ver los murales pintados en las paredes de los pabellones para darse cuenta de que hay un ambiente de colaboración, y eso comenzó cuando las personas decidieron enfocarse en un objetivo común: tener una cárcel libre de basura.

El encargado de vigilar a las 500 personas que participan en la planta de reciclaje de EcoSólidos, que manejan los presos. Su rutina consiste en acompañarlos desde los pabellones a las instalaciones, observar que las actividades se realicen en orden, y llevarlos de vuelta a sus pabellones terminada su jornada laboral.

Ha tenido esa responsabilidad desde el inicio del programa y observa sorprendido un mejor ambiente. Me comenta que ha presenciado con satisfacción cómo un pequeño proyecto para reutilizar botellas de plástico creció hasta consolidarse y adquirir una nueva dimensión con una planta de reciclaje.

¿Qué ganan los presos con reciclar?

Si bien, muchos de los presos se sienten privilegiados por el simple hecho de poder trabajar al aire libre en vez de quedarse anquilosados en el reducido espacio de los oscuros pabellones, las personas que están en EcoSólidos no trabajan gratis.

Además de poder reducir sus condenas, los partícipes de EcoSólidos tienen la oportunidad de aprender y desarrollar habilidades nuevas, útiles para reintegrarse a la sociedad, lo que hace que se interesen más y sean más disciplinados. De acuerdo con su conocimiento previo, se distribuyen entre ellos las tareas de separar la basura reciclable, preparar compostas, fabricar artesanías, sembrar y cosechar.